Nostálgica y sentimental





Nostálgica y sentimental 



Siempre abstraída en sus pensamientos miraba sin mirar...¿ a que ?...¿ a quién ?... ni ella misma lo sabía...sólo tenía en claro su cansancio...ese cansancio tremendo, desgarrador...y siempre, tan solitario... 
Aunque su sentir era indiferente e incomprensible para cualquiera, ella, siempre erguida, les servía de sostén a todos los que necesitaban de su fortaleza , ya sea para descansar ó para aprovechar su luz buscando un camino... pero éste, era un día muy especial. 

Acurrucada bajo la lluvia torrencial que se desataba en ese cielo porteño, melancólica, recordaba sus 100 años de vida... de estar siempre así...abstraída en sus pensamientos... mirando sin mirar... ¿ a qué ?... ¿ ... a quien ?...y continuaba sin saberlo. 

Sólo tenía en claro su cansancio . 

Sabía que el mejor regalo que podía hacerse a sí misma era permitirse, solamente una vez no sostener a nadie,  unicamente a sí misma...apagarse... permitirse ser débil ...recostarse sobre los hombros del amor...llorar sin ocultarse y gritar... ! basta !, pero no se atrevió. 

Cuando paró de llover guardó la última lágrima y, erguida y fuerte como siempre, esbozando una comprensiva sonrisa en la que nadie reparaba, dijo: apóyate en mi... 

Y la columna del alumbrado público iluminó la ciudad y nadie, en esos 100 años sospechó jamás, que ella era una columna nostálgica y sentimental.









2 comentarios:

Lectores opinando