Levantarse sola





Levantarse sola
a mis hijos








Disfrutaba de la vida. Nunca había pasado necesidades y, con un dejo
de orgullo y vanidad, hacía ver sus triunfos personales haciéndole morder el
polvo a sus amigas.

Hermosa y joven como era, pasó una más de sus larguísimas noches de
ruleta y alcohol, y, ¿por qué no? …como siempre, de hombres que hacían
fila mendigando aunque más no sea una mirada.

Cuando ya el cansancio la superó, con el rostro pálido por el desvelo,
decidió caminar unas cuadras solo para despejarse.

Rápidamente salió a la calle. Respiró profundamente. La noche parecía
tranquila. La luna, redonda y brillante, se veía más hermosa aún, con su
fabuloso manto de estrellas bordeando su redondez, aunque el cielo de un
extraño azul pintaba de inquietud su corazón. Raro. No sabía por qué.

Nada había sucedido en su vida como para que sintiera tamaña angustia.

La caminata en soledad, las manos en los bolsillos, el paso lento y un
silbido amargo saliendo de sus labios intentando imitar una melodía romántica,

sin los ruidos ni las luces del casino, la invitaban a la reflexión,
mirando en su interior por primera vez, aceptando por fin ante sí misma,
que podía engañar a todos, pero a ella, no.

Aceptó ante sí su soledad, la falta de un amor verdadero, la ausenciade amigos… Se preguntó el por qué con extrañeza, cuando de pronto, a la silenciosa calma le sucedió un interminable rugido que salía de las profundidades de la tierra. En menos de un instante sobrevino el caos más doloroso que se pudiera imaginar. Las calles se abrieron, cayeron edificios, las vías del bus se anudaron. Los arboles se agitaron con fuerza estremecida ntentando huir y los animales corrieron desesperados en busca de un escape.

La noche se volvió día y el día se volvió noche, producto del descontrol
y la pérdida total.


En la más absoluta oscuridad, con un tenue hilo de sangre recorriendo
los caminos hacia sus labios rojos y sensuales, fue arrastrada por estrechas
cavernas teñidas de desesperanza e inquietud.

Todo iba tan rápido que no sintió dolor alguno, solo pesadumbre, incertidumbre,miedo.

Al entrar repentinamente en la tremenda vorágine escalofriante y gélida
de atravesar esos túneles oscuros, en cada uno vio pantallazos hirientes
de pasados remotos. Su propia historia. Se asqueó de sí misma. Dejó las
tripas en su vómito cuando hizo suya la conciencia de su absoluta soledad y
comprendió que ya no quería más.

Pensó que era un sueño, la peor de sus pesadillas, pero ese hilo de sangre
que ya había marcado un surco hacia sus pechos ávidos de calor y ternura,
le mostraba su realidad.

Se quedó quieta, cansada, asustada… Parecía haber vivido mil años
en un sentido y profundo suspiro. ¿Cuánto tiempo había pasado hasta que
supo ver?...

Abrió sus ojos lentamente conteniendo la respiración; miró a su alrededor.
Estaba absolutamente sola. Todo su entorno era muerte y destrucción.
Ella parecía ser el único ser vivo en el universo...

Después de llorar larga y dolorosamente por días y días, de un manotazo
secó sus lágrimas. Le dolían los huesos. Le dolía el alma, pese a ello, en un
gran esfuerzo tomó el coraje que necesitaba para dar ese paso largamente
esperado y sin ayuda, a duras penas, tambaleando, insegura al principio,
más firme después, se levantó sola y aprendió a caminar una nueva vida.













Doña rosa despertó de su letargo sintiendo una indescriptible alegría.
Se levantó de su sillón y en puntitas de pie para no hacerse oír. Fue hacia
el espejo, se miró a los ojos y se encontró en las profundidades de su ser. Se
descubrió joven aún y con una nueva piel rosada y fresca que cubría sus
huesos y sus tripas. Se rió como una loca.

Reían sus ojos, reía su boca…

Comprendió todo el camino que había seguido con sus relatos.
Se pintó los labios, se puso flores en el pelo, un solero suavemente escotado
que mostraba apenitas el nacimiento de sus senos, unos tacones rojos…
y en silencio, salió a su sociedad, a su país, a la calle, dispuesta a vivir su
vida de pie.

Tal vez una nueva primavera volviera a florecer en su jardín.
























No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lectores opinando