Doña rosa la sin piel y su renacimiento





Doña rosa la sin piel y su renacimiento
Relatos breves para ser leidos entre una estación y otra del subte
Dedicado a mimadre, víctima de viejos tiempos





(c) Autor: Lacarancha
Número de registro de propiedad intelectual: 1107159688116
Impreso en la Argentina.
Primera edición: Diciembre 2011
Ediciones Masmédula LP
26 Nº 2413 (1900) Buenos Aires, Argentina
Cel.: +54 221 6033320
e-mail: edicionesmasmedula@gmail.com
Diseño de tapa: Esteban F. Aquino
Diseño de interior: Esteban F. Aquino
Libro de edición argentina.
Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte,
ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma,
ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por
fotocopia, o cualquier otro, sin el permiso previo por escrito de la editorial.
Este libro se terminó de imprimir en el mes de diciembre de 2011,
en los Talleres Gráficos Masmédula LP, 26 Nº 2413, La Plata, Buenos Aires, Argentina.



Prologo

“¿Qué es literatura? – El lugar de encuentro de dos almas.” Dubos

¨Entonces, alguien me gritó que me detuviera. Y el carro pasó a toda
 velocidad frente a mis ojos…¨ así concluyó Gabriel García Márquez su anécdota; como su madre no le dio demasiada importancia, entendió cuán importante es contar bien una historia. La forma de decir las cosas es lo que hace que esta se convierta en literatura. Y Lacarancha consigue atraparnos en sus redes con la mayor de las simplicidades, con un dulce y natural pasar de las palabras.

Un prólogo debe atravesar por completo a la obra; debe no solo analizarla,
sino también entenderla y saber aconsejarla.

Tengo una lágrima atravesada en la sonrisa mientras escribo esto. Sé que debo ser objetiva, pero no puedo. Como editora responsable de esta primera publicación,he sido la lectora más afortunada y le debo mostrar sobre todo a ella que cuando escribe se la puede ver tal cual es. Porque ella no se ha alejado de su escritura, no tanto como para que yo me aleje de mí misma, en esta presencia fugaz y decorativa,en esta genialidad.

He tenido la suerte de conocer a Lacarancha sin necesidad de escucharla o de
verla. La leí, eso sí. Y me atrevo a decir que ella es como escribe.

Sábato dijo en alguna ocasión que Dimitri Karamazov y Dostoyevski se diferencian en que Dimitri no hubiera podido escribir Los hermanos Karamazov; pero me hubiera gustado mostrarle una obra cuya protagonista tiene tanto de la autora, que incluso quizás ella misma podría haber escrito un libro que se titule “Lacarancha la sin piel”.

Pero les estoy mintiendo al decirles que esta obra tiene una protagonista. Para mí, esa protagonista somos todas y cada una de las mujeres, o todos y cada uno de los hombres (creo que compartirá usted conmigo este pensamiento al terminar de leer la obra).

Ella también les ha mentido. ¨Relatos breves para ser leídos entre una estación y otra del subte¨ pretende dar la idea de que son historias simples, historias que no demandarán de usted mucho esfuerzo ni dedicación. Pero le aseguro que esto queusted está a punto de leer le demandará tantas lecturas como edades en su vida pasen. Yo lo he leído ya varias veces; y lo bello es que dejaré que me espere escondido en algún estante. Y espero encontrarlo dentro de unos años, cuando mi piel se haya ya desmadejado por su uso, y entonces, tendré la oportunidad de tomar un baño de palabras que me rejuvenezca.

¿Quién es Lacarancha? Lacarancha es una mujer de quien usted querrá ser amigo porque su literatura dice muchísimo: a veces a gritos, otras en voz baja, alguna que otra vez, casi en señas… y lo mejor de todo es que dice lo que ella sabe que hay qué decir, porque ella no solo habla para afuera, sino también para adentro y para las mujeres que están con ella, detrás de ella y para las que vienen; es un libro que no solo le regalaré a mi hija, sino también a mi madre.

Es una mujer que logró convertir el dolor en armas contra la chatura de este mundo que rodea a los artistas, porque si hay una palabra que la define, más allá del simple ¨escritora¨ es el título de artista. La sensibilidad de sus relatos lo llevará a lo más profundo de su naturaleza.

Logró convertir el dolor en esperanza. Y es una esperanza en la literatura que viene desde la literatura, porque no se ha olvidado del poder de la palabra para contar, para comunicar y para sanar: es una literatura sanadora, son cuentos que dignifican y que purgan.

Los textos que se incluyen dentro del canon restringido que es la literatura, deben tener esta característica: ser puente entre autor y lector; pero no solo debe unirnos a ella, sino que nos debe unir a emociones que traspasan lo contemporáneo y lo individual. Porque lo atemporal y universal es un rasgo indispensable para lograr un texto literario y, sobre todo, que llegue.

Y entonces, justo ahora, que estoy siendo un puente entre el lector y la obra me doy cuenta de lo que realmente quise decir, y de lo que realmente es importante que se diga en este prólogo, y es solo una palabra: sinfronismo. Y esto significa afirmar que la literatura es el lugar de encuentro entre dos almas. Aldana Aquino

El prólogo es la manifestación del cariño: yo también te quiero, Aldana.

Agradezco a Alicia Dumois y Carlos Blanco especialmente








Y ahora te invido a disfrutar de la lectura


































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lectores opinando