Y una sirena nacio

Venceslau Univ dos Scraps Pausto Papetti Soleado



Y una sirena nació...







Toda una vida de falta de caricias, de abrazos, de besos... de piel que anhela, de sentidos insatisfechos... hasta que un día, sin quererlo ni buscarlo ni pensarlo... se enamoró del mar. 

Su pasión por él crecía día a día...

Ella escuchaba su imperioso llamado aunque se resistía, temerosa, a
abrirse al amor, pero cuando su deseo se hizo incontenible decidió volver lo imposible en posible... y se internó en sus aguas más profundas.

Por primera vez sintió sobre su piel la impetuosidad apasionada y loca de ese sentimiento que la envolvía.

El sol del estío fue mudo testigo de esa total entrega... de esa unión
mágica e irrepetible...

Y así fue como poco tiempo después, nació la primera sirena, bella,
voluptuosa, dulce, que en las noches de luna nueva acompaña a las barcazas de eventuales pescadores nocturnos, deleitándolos con su canto... y amándolos hasta el amanecer...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lectores opinando