Lluvia de verano


 
Las cuatro estaciones de Vivaldi - presto 


Lluvia de verano




Mi deseo más profundo es:

Poner mis brazos alrededor de tu cuello...

Mis piernas abrazando tu cintura...

Y tú, dentro mío, desarmándome...

Así decía con trémula voz la negra nube al rayo que,
avasallante e impetuoso, se aproximaba. Luego, sonrojada y satisfecha, descargaba en cálida y copiosa lluvia de verano.

Él, después de la explosión, durmió a los pies de un olmo...

...Y florecieron los campos...

...Y el sol volvió a brillar...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lectores opinando