algo sobre lacaranchaDatos personales

Disfrutando a orillas del Limay

Disfrutando a orillas del Limay







Nada conmovía sus sentidos;

 Ni el vuelo de los cóndores, con sus  planeos  perfectos  y serenos,  

ni el del águila, majestuoso y preciso con sus alas abiertas en absoluto equilibrio, 

ni los vistosos lupinos que embellecían el paisaje con sus colores tan alegres, 

ni las verdes aguas del Limay.

Sentado a orillas del rio solo disfrutaba del viento fresco que lo despeinaba y absorto admiraba diariamente el paso de los loros barraqueros a los que ese hombre ciego jamás se cansaba de escuchar.